Home » Comité ambiental » Mi mascota… ¿puede sufrir de estrés?

Mi mascota… ¿puede sufrir de estrés?

Mi mascota… ¿puede sufrir de estrés?

perrito pug

 

 

 

 

 

 

Entérate por qué las mascotas también sufren de estrés

Si a lo largo de tu vida has tenido varias mascotas, habrás notado lo diferentes que pueden ser en cuanto a su comportamiento y personalidad.

Las mascotas pueden ser juguetonas, temerosas, agresivas, nerviosas, etc. Y al igual que las personas, también sufren de estrés ante ciertas circunstancias; como por ejemplo el encierro, los espacios pequeños, o simplemente una calidad de vida deficiente.

Por mucho que adaptes un área para que viva tu mascota, no deja de estar viviendo en cautiverio; muchas veces alejada del contacto con otras mascotas de su misma especie.

Además, los animales son más sensibles y perceptivos que los humanos, perciben cuando son rechazados, ignorados e incluso maltratados. Todas estas situaciones pueden causarle angustia, estrés y hasta un estado de depresión.

Al adoptar una mascota, debemos estar conscientes de la responsabilidad que esto implica. Conocer no sólo sus necesidades físicas sino también las emocionales; buscar, de alguna manera, compensar el cautiverio al que estamos sometiendo a nuestra mascota.

Y a los niños debemos explicarles y hacerlos comprender desde que son pequeños, que la mascota es un ser vivo al que se le debe respeto, cariño y cuidado.

¿Has visto cómo se alegra tu mascota cuando llegas a casa? A veces el recibimiento es más efusivo que el de los miembros de tu familia, ¿no es así? Este es un indicador de la gran sensibilidad de un animalito para el que tu hogar es también su hogar y todo su mundo. Si tú estás de mal humor o estresado, tu mascota absorberá inmediatamente ese estado de ánimo.

¿Cómo darnos cuenta que nuestra mascota sufre estrés? Cuando tu mascota cambie su comportamiento. Si es agresiva, se volverá más agresiva aún. Si tu mascota es introvertida, se volverá más introvertida aún, incluso pudiera llegar a enfermarse físicamente (vómito o diarrea).

También pueden mostrar una conducta extraña como agredirse a sí misma o a los muebles de la casa. El estrés produce cambios psicológicos que pueden hacer que tu mascota pierda el control y se vuelva impredecible en su comportamiento.

¿Qué hacer para evitar el estrés?

  • Dale amor a tu mascota
  • Haz que se sienta como parte de la familia
  • Aliméntala bien y dale premios de vez en cuando
  • Cómprale juguetes o juega con tu mascota
  • Enséñale trucos
  • Entrénala para que tenga buenos modales y no de motivos de regaño
  • Dale un paseo con frecuencia por el parque o la calle
  • Haz que conviva con otros animales de su especie (o sea, consíguele pareja una vez al año)
  • Cuida la higiene de la mascota y del área donde vive
  • Aplícale sus vacunas y llévala al veterinario para que la revise

¿Qué no debemos hacer?

  • No amarres a tu mascota (esto los vuelve muy agresivos e impredecibles)
  • No lo confines a un área muy pequeña o cerrada
  • No permitas que se aburra
  • No juegues a hacerla brava ni la provoques
  • Nunca tengas actitud amenazante con tu mascota
  • No la ignores
  • Evita que se ponga celosa tu mascota cuando hay nuevos integrantes en la familia (tal como sucede con los hermanitos cuando llega nuevo bebé)

Tu mascota merece toda tu atención y cariño. Atiéndela y verás que es el amigo más fiel.

  1. Haz dos dibujos comparativos de lo que hayas reconocido a través de la lectura de algo en lo que estés fallando en el cuidado de tu mascota o un conocido en el cuidado de su mascota y lo que se debe hacer para corregirlo.
  2. Consulta por qué no debes tener como mascota a un animal silvestre o exótico.
  3. Consulta los animales silvestres o exóticos, es decir, los que no debes tener como mascotas y haz una sopa de letras (resuelta) de al menos 15 animales que no debes tener en casa como mascotas.
  4. ¿Qué entiendes por estrés en las mascotas?
  5. Escribe tres conclusiones sobre la lectura anterior.